Adiós a las aplicaciones de 32 bits en los Mac